Escribe para buscar

Vinos con nombres y etiquetas inusuales

Branding

Vinos con nombres y etiquetas inusuales

Compartir

La estrategia de las bodegas para diferenciarse

El perro verde, 2borratxos, Grillo, Xino Xano, Gallinas & Focas, Cargol treu vi…Son nombres de vinos, aunque no lo parezcan. Cuando vamos a comprar a un supermercado o miramos la carta de vinos de un restaurante, productos como éstos -con un naming y un packaging originales- destacan sobre los demás. Son los nombres menos convencionales los que consiguen llamar la atención del consumidor. Antes de probarlo, nombre, etiqueta y precio es lo único que conocemos del producto.

De hecho, la imagen de una marca es lo que más influye en el consumidor para decantarse por una u otra si no conoce los productos. Según un estudio de la consultora de bodegas Wine Intelligence, los compradores están más abiertos a adquirir un vino con un nombre fácil de pronunciar que otro que tienen que leer dos veces porque no lo han entendido a la primera. Hasta este punto tiene importancia el nombre.

Para algunos vinicultores, la elección de un nombre para un nuevo vino es clave, ya que definirá al producto y lo presentará ante los potenciales clientes. Entre los aspectos a tener en cuenta en este proceso se encuentran el perfil del público al que se dirige, la diferenciación de la competencia, la correspondencia con los valores de la bodega y evitar connotaciones negativas.

Vinos y momentos concretos

Los productores de algunos vinos con nombres inusuales añaden otro factor: el momento concreto en el que se crea el nuevo vino. Irene Alemany y su marido, Laurent Corrio, propietarios de la bodega Alemany i Corrio, dieron vida a su vino Cargol treu vi cuando su hija era pequeña y cantaba la canción popular de la que deriva el nombre. «Cada producto aparece en un momento concreto; en aquella época, buscábamos un nombre para un nuevo vino y nos influyó tener una hija pequeña», explica a Dircomnews Irene Alemany.

Una botella de Cargol treu vi, de la bodega Alemany i Corrio.

Los vinos 2borratxos -de Sabaté i Mur vinaters- y Xino Xano -elaborado por la bodega Oriol Rossell- también nacieron de situaciones personales. Jordi Sabaté, propietario de Sabaté i Mur, explica el significado de 2borratxos: «Queríamos hacer un vino que reflejara que somos un grupo de amigos que compartimos vida laboral y personal y que lo pasamos bien en la vendimia; todos tenemos en común que nos gusta tomar una copa de vino con los amigos».

Pero Sabaté alerta del peligro de dar con un nombre polémico. Las dos primeras añadas del 2borratxos contaron con la distinción de Denominación de Origen Calificada Priorat. «En 2010, el Consejo Regulador del Priorat decidió no concedernos el sello a causa del nombre; ahora, se comercializa como un vino de mesa», explica. Y añade: «Teníamos claro que el nombre 2borratxos no gustaría a todo el mundo, pero esto es muy complicado».

El caso de Xino Xano fue más «espontáneo», indica Antoni Rossell, gerente de las bodegas familiares Oriol Rossell. «Mi cuñado es vasco y le hace gracia la expresión catalana xino-xano; a la hora de lanzar este producto, buscábamos un nombre simpático, ya que se trata de unos vinos jóvenes con una buena relación calidad-precio, y propusimos éste», explica en conversación con Dircomnews. Xino Xano les pareció especialmente adecuado también por el momento socioeconómico en el que se creó el vino, en 2012: «En plena crisis, una época convulsa, nos pareció un nombre idóneo para recordar que hay que avanzar poco a poco, con tranquilidad».

Calidad y nombre

Los responsables de las tres bodegas coinciden en la importancia de diferenciar sus productos de los demás. «La gente se acuerda de Cargol treu vi«, afirma Irene Alemany. Tanto Jordi Sabaté como Antoni Rossell aseguran que el 2borratxos y el Xino Xano también han conseguido este objetivo. La tendencia a optar por nombres que escapan de los más tradicionales, descriptivos y relacionados con el tipo de viña, con valores profundos o con el territorio, es evidente.

Cada vez son más las marcas que deciden diferenciarse por el nombre y por el envase: «Está claro que la imagen de los vinos es muy importante; cada vez más se busca llamar la atención con la imagen», según Jordi Sabaté. Esta tendencia es relativamente nueva. Irene Alemany explica que antes, un vino con una etiqueta original o un nombre llamativo intentaba esconder la baja calidad del producto, mientras que «ahora podemos encontrar vinos de muy alta calidad que siguen esta estrategia de marketing». 

El informe de Wine Intelligence sobre nombres de vinos también habla de calidad. Según el estudio, los consumidores lo vinculan a la facilidad de pronunciación de los nombres: cuanto más directo sea el naming, la percepción de calidad crece.

Las etiquetas de los vinos

Pero el nombre es solo uno de los elementos que construye la imagen del vino; la etiqueta debe ir en consonancia. En el caso de Xino Xano, usaron la referencia de los Beatles y su portada del disco Abbey Road para incluir el perfil de los miembros de su familia «caminando xino-xano». Irene Alemany destaca que querían una etiqueta simple y divertida para el Cargol treu vi, que transmitiera alegría y positividad, por lo que «optamos por un estilo naíf similar a los cuentos infantiles», que diseñó una ilustradora del Penedès.  

La etiqueta de 2011 del vino 2borratxos, de Sabaté i Mur.

El vino 2borratxos cambia de etiqueta cada año. El ilustrador de cómics Enric Rebollo es el encargado de diseñar «una viñeta en la que cada año los dos personajes se encuentran en una escena diferente». Lo más importante, coinciden los tres, es que el producto, el nombre y la imagen de la etiqueta estén en consonancia para dar coherencia al vino.

Tags: